La Casa Azul: nido de amor, arte y lucha

 

frida
Autorretrato con collar de espinas y colibrí, óleo sobre lienzo, 1940

“Ruina!

Casa para aves

nido para amor

Todo para nada”

La Casa Azul fue la casa de Frida Kahlo: su universo creativo, donde sacaba la inspiración para sus obras; su universo más íntimo, donde encontraba amparo frente a las adversidades de la vida. Para los que no la conocen, ante todo os hablaré un poco de esta mujer tan especial, que dejó una huella profunda no solo en México sino también en todo el mundo.

“Piensan que soy surrealista, pero no es cierto, no lo soy. Yo nunca he pintado lo que sueño. Yo pinto mi propia realidad.”

No os cuento disparates, Frida no fue una mujer muy afortunada. diegoSufrió un grave accidente de tránsito en sus 19 años, que la dejó casi paralizada de la espalda. El otro accidente, como la misma admite, fue el marido Diego Rivera. El famoso muralista que le llevaba 20 años no se demostró exactamente el modelo de hombre fiel que cada mujer sueña con tener. Frida nunca dejó de amarlo y de compartir con él la intensa actividad político-cultural. Era con actitud luchadora que Frida se ponía ante la vida y, armada de lienzo y pincel, pintaba todos los dolores que vivía para sacarlos y exorcizarlos.

Volvamos ahora a la casa de la famosa pintora. Sin pensar en la cantidad de turistas que cada día llena ese hogar, imaginaos entrar en la Casa Azul con la intención de conocer la vida de Frida. Imaginaosla mientras pintaba atada en su cama o daba un paseo junto al marido Diego Rivera por el lindo jardín. Quien entra a visitar esta casa podría jurar que aún se percibe un aire vivaz de frenética actividad de pintura llenando la atmósfera.

Comedor

cocina

El comedor es el corazón de la Casa Azul, el símbolo por excelencia de la unión cotidiana entre Frida y Diego. Sus nombres todavía permanecen en las paredes. Los típicos mosaicos mexicanos, las ollas y las cazuelas de barro colgadas a las paredes las decoran y las llenan de vida. La variedad de utensilios culinarios que invaden el comedor es testimonio de la pasión de ambos por la cocina: a Frida y a Diego les gustaba mucho invitar amigos y colegas y acogerlos con guisos calientes y platillos típicos de la cocina mexicana.

Recámara de día

En la recámara que Frida usaba de día, todavía se conserva el espejo que su madre mandó colocar en el techo de la cama después del accidente. Fue gracias a este espejo y a los continuos estímulos por parte de Diego que Frida pudo seguir pintando aún cuando, durante su larga convalecencia, se quedó inmóvil en la cama por nueve meses.

Estudio

estudio

Cada objeto del taller os recordará a Frida: el caballete, los pinceles, los libros evocan su pasión por la pintura y la silla de ruedas testimonia la inmovilidad y el sufrimiento debidos a las muchas operaciones a las que se sometió después del accidente. Una peculiaridad que seguramente os llamará la atención es el material de las paredes: como pidió el muralista, estas son de piedra volcánica.

Para los amantes de Frida, quizás este recorrido virtual por la vida y el hogar de la pintora revolucionaria os pueda acicatear para una futura visita a su casa. Asimismo, para quien no la conocía, espero que estas pocas líneas hayan despertado vuestra curiosidad hacia la historia singular de esta mujer.

Aquí os dejo alguna información que os puede ser útil. Así, ¡ya no tenéis excusas para no visitar este rincón de México!

Calle Londres 247, Coyoacán, Ciudad de México

  • Horarios:

Martes: 10:00 – 17:30 h.

Miércoles: 11:00 – 17:30 h.

Jueves a domingo: 10:00 – 17:30 h.

Las tarifas varían según el día de la visita:

Mex$ 200.00 (= 10,10 €) entrada general entre semana

Mex$ 220.00 (= 11,11 €) entrada general en el fin de semana

Si queréis sacar fotos dentro del museo, tendréis que solicitar el permiso para fotografías y filmación, rellenando un formulario y enseñándolo al ingreso del museo.

  • Sitio Web:

http://www.museofridakahlo.org.mx/

 

Anuncios

2 comentarios en “La Casa Azul: nido de amor, arte y lucha

  1. Como soy una aficionada del arte de Frida Kahlo, sueño con visitar la Casa Azul y leer esta entrada me ha dado la oportunidad de recorrer sus estancias de lejos, ¡gracias! 🙂 ¿saben que en nuestro país, Argentina, algunos artistas hicieron un gran mural para celebrarla? Se encuentra en Buenos Aires y se ha convertido ya en un retrato muy representativo de la pintora. Les dejo un enlace, por si les interesa: https://www.yelp.com/biz/frida-kahlo-buenos-aires-2

    Le gusta a 2 personas

  2. ¡Muchas gracias por esta entrada chic@s, me gustó muchísimo! La Casa Azul es un edifico único y creo que todos tienen que saber de su existencia. Frida Kahlo es mi pintora favorida, y una mujer increíble, (sobre todo por el México de aquella época) por sus ideas feministas y su compromiso político. Solo quisiera añadir, en confirmación de su amor (y de Diego) por las ideas comunista, que dieron habitación a León Trotski y su esposa Natalia Sedova en la Casa Azul.

    Giorgia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s